Lanzarote es la isla más volcánica de las Islas Canarias. Si no la conoces te llamará la atención su paisaje “lunar”, cubierto de cráteres, barrancos y valles de lava solidificada…

Hace años que no volvía por la isla y aunque en esta ocasión haya sido un viaje fugaz ha merecido la pena volver a disfrutar de su singular paisaje.Sol de Lanzarote

Además de tumbarte al cálido sol de las Islas canarias, son muchas las actividades que puedes hacer en la isla volcánica… buceo, surf, turismo o gastronomía son sólo algunas de ellas. Lo mejor es alquilarte un coche y moverte de norte a sur ya que son muchas y variadas las ofertas de la isla de Lanzarote.

En el sur de la Isla se encuentra Playa Blanca, una buena opción para alojarse ya que está menos masificada que otras zonas como el Puerto del Carmen o Costa Teguise. El hotel Princesa Yaiza es un clásico encantador donde relajarse y disfrutar del sol de la isla, además tiene balneario, diferentes restaurantes y un personal encantador que te harán pasar un buen rato. Cerca del hotel se encuentra la famosa playa del Papagayo, una de las joyas de Lanzarote en forma de Bahía y arena blanca… un lujazo para los sentidos.Piscina Princesa Yaiza

No dejes de hacer excursiones a lugares como el Parque Nacional de Timanfaya, los Jameos del Agua, la Cueva de los Verdes, o la casa museo de César Manrique, 4 lugares especiales que no olvidarás por su singularidad y originalidad.

Aunque gastronómicamente tenemos la imagen de unas islas muy enfocadas al turismo, son muchos los restaurantes que merece la pena visitar. Un par de ejemplos son: El Guachinche de Luis en Costa Teguise donde puedes comer los platos típicos de la zona como las papas con mojo picón o los ricos pescados de la zona, o el Marinero y la Muchacha en el bonito pueblo pesquero de Arrieta.

Lo dicho, encuentra una buena excusa y date una vuelta por Lanzarote, cualquier época del año puede ser buena para visitarlo porque su clima aunque algo ventoso es muy cálido. ¡Disfruta!