Sea verano o invierno este encantador lugar tiene un atractivo que no te lo puedes perder. Se trata del Castillo de Somaén, un hotel con encanto donde perderse en su paraje natural… A tan sólo una hora y cuarto de Madrid y en pleno corazón de la provincia de Soria, el pueblo de Somaén se encuentra en medio de roquedales arcillosos, altos cerros y bañado por el río Jalón.

CastillodeSomaen

El hotel se encuentra ubicado en un castillo del siglo XI y cuando fue reformado se encontraba en un estado bastante ruinoso. Fue construido con sillarejo y cal y canto y tenía 2 torres, una de las cuales se hundió en fechas recientes. La torre que aún permanece en pie es de planta pentagonal y muy alargada, a la que se accede a través medio de un arco ojival.

TorreHomenajeSomaén

Dispone de 11 habitaciones de las cuales 4 son suites con una decoración muy acogedora y romántica. Además hay una habitación familiar de 70 m2 para familias con niños.

El entorno es tranquilo pero hay diferentes excursiones para hacer por la zona (como Romanillos o el Monasterio de Santa María de la Huerta), además de un paraje de naturaleza ideal para caminar. En cualquier caso el ambiente en el castillo es tan acogedor que se te pasará el tiempo volando… en verano tienes una piscina con unas vistas espectaculares y en invierno su salón (también con vistas) te permitirá relajarte en un ambiente silencioso.

PiscinaSomaenVistasSomaen

A pocos kilómetros, se encuentra Medinaceli, un encantador municipio con un caso histórico espectacular por el que te encantará pasear y disfrutar de monumentos como la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Medinaceli, su Plaza Mayor o de sus fabulosas casa de piedra que forman un entorno armonioso y único.

Medinaceli

Además este pueblo soriano tiene una buena oferta de restauración castellana donde comer un rico cordero asado o unos crujientes torreznos. Acertarás en restaurantes como el Aljibe o el asador el Granero.

Toma nota y si tienes la oportunidad date una vuelta por este lugar mágico, ¡no te arrepentirás!