Si ya conocéis Lisboa sabréis que esta ciudad tiene una luz especial, una luz limpia en la que su sol brilla con fuerza…

Lisboa me encanta y me sorprende cada vez que la visito. Con ese aire de decadencia es una ciudad que atrapa. Son muchos los rincones que visitar pero una de las cosas que más me gusta es perderme por sus callejuelas.

Lisbon

En la colina más alta del centro histórico se encuentra el Castillo de San Jorge, un monumento de origen musulmán y que tiene unos fabulosos jardines y una increíble vista de la ciudad y del río Tajo. Eso si, para subir utiliza un calzado cómodo que la cuesta es de lo más empinada… Aunque en ocasiones te la amenizan con espectáculos callejeros como más te divertirás es perdiéndote entre sus calles estrechas y empedradas.

Lisboa

Te recomiendo que recorras caminando el centro histórico en torno a la Baixa y las colinas que la rodean. En el barrio de la Baixa, uno de los más animados de Lisboa, nos encontramos con la Praça do Comercio, la plaza más importante de la ciudad. Pero si lo que buscas es animación nocturna el Barrio Alto es tu lugar. Está lleno de bares y restaurantes con encanto y para todos los públicos y gustos.

Esta última ocasión me recomendaron un restaurante que me pareció súper mono y agradable. Con comida muy tradicional y casera, Zevarunca  es uno de esos lugares con encanto que te gustará conocer. Para comer prueba las migas de bacalao o su carne de cerdo a la Alentejana (zona de la que es típica la comida del local). Si te gusta el pescado ya sabes que el bacalao es el pescado por excelencia en Portugal y lo hacen bien en casi todas partes.

Un clásico en restauración pero a la vez un lugar siempre chic es Bica do Sapato. Situado en un antiguo edificio portuario y con vistas al río en este restaurante comerás estupendamente tanto una buena carne como un fantástico pescado. Si luego te apetece te puedes tomar una copita en un ambiente súper agradable. Además si vas con buen tiempo otro de sus espacios es una terraza exterior espectacular. Si te gusta te recomiendo el rabo de toro y si te apetece algo más ligero tienen un buen sushi.

En encanto, pocos lugares le ganan a Belém, un barrio monumental donde puedes visitar lugares como el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém. No dejes de probar los famosos pasteles de nata de Belém, son súper populares y riquísimos.

Torre Belem

Todos los rincones merecen la pena en Lisboa. Incluso darte un paseo por la Avenida de la Liberdade hacia el centro histórico caminando por el bulevar de una avenida majestuosa es un placer…

Y si tienes tiempo, a menos de una hora en coche tienes la elegante ciudad de Estoril y las espectaculares playas de Cascais, ¡una maravilla!

Si te haces una escapada a Lisboa espero que lo disfrutes muchísimo. Obrigada.