Mi viaje empezó en Hanoi, la capital de Vietnam, una ciudad caótica pero con mucho encanto. ¿Sabías que Viernam es el país del mundo con mayor número de motocicletas? Si no has estado es casi imposible imaginártelo. Las motos invaden sus calles, incluso sus aceras. Verás a familias enteras encima de una moto, ¡hasta con el perro!

En Hanoi puedes visitar diferentes templos y pagodas, como por ejemplo las pagodas Tran Quoc y Quan Thanh o el templo de la literatura, que son muy interesantes como primera toma de contacto con la arquitectura y la religión del país. Otro lugar curioso para visitar es el mausoleo de Ho Chi Minh, donde te encuentras a Ho Chi Minh disecado. Pero lo mejor de Hanoi es callejear y visitar andando la zona del barrio de los 36 gremios o la zona del río.

La comida vietnamita está muy buena. Para cenar en Hanoi, restaurantes como Madame Hien o Home Hanoi son excelentes opciones. Podrás comer riquísimos rollitos o fantásticos noodles.

Tras conocer la ciudad puedes viajar a Halong Bay, lugar imprescindible si viajas a Vietnam. Es una maravilla natural que se puede visitar navegando e incluso si tienes la oportunidad no dejes de pasar una noche en un barco por allí.

Bahia de Halong

Hacia el centro del país puedes visitar Hue donde podrás visitar su impresionante Palacio Imperial. A las afueras hay unos templos espectaculares, el más bonito es la tumba imperial de Khai Dinh hecho todo en piedra.

Un lugar que no te puedes perder es la fabulosa ciudad de Hoi An, una ciudad costera con muchísimo encanto. Uno de los mayores atractivos es pasear por sus callecitas, visitar las casas de los mercaderes como la de Tan Ky o cruzar el puente cubierto japonés.

Me encantó el hotel Anantara, desde donde podías coger una de sus bicis y dirigirte al centro de la ciudad o incluso a la playa. Hay una playa pública y también tienes buenos resorts con playas estupendas y súper tranquilas como esta de la foto. El agua está espectacular, casi como en la bañera ;).

Para cenar hay un montón de sitios monos y agradables. Te recomiendo restaurantes como Mango Mango o Cargo Club donde te sentirás a gusto en su terrazas y además comerás bien. Después date un paseo por el río donde verás cómo los turistas se pasean barquitas que iluminan con velas.

En Hoi An tienes un montón de tiendas monas con artesanía y también es un buen sitio para hacerse ropa a medida. Desde luego ha sido mi lugar preferido del viaje.

En resumen, Vietnam es un destino muy recomendable del Sudeste asiático, un buen plan para disfrutar de unos días de vacaciones.